domingo, 14 de abril de 2013

 “TENGO MI LADO DE DIVA 
Y LA CALLE ME CONECTA”



Impacta con su actuación en la obra “Love, love, love”. Las marcas de la adolescencia, luchar por ideales y el síndrome del nido vacío.

Gabriela Toscano está cansada y acepta de buena gana un té verde con jengibre. Hace días que no se siente del todo bien. “Love, love, love”, la obra teatral que protagoniza con Fabián Vena, Vanesa González, y que dirige su marido, Carlos Rivas, le exige un trabajo vocal intenso a lo largo de tres escenas muy diferentes, que marcan distintas edades en su personaje, en una trama que refleja las contradicciones de aquellos que fueron jóvenes en los ´60. Por esa sintonía generacional es que se traga su fatiga con el último sorbo de lo que queda en la taza, y se anima a jugar a ser Sofía Loren para las fotos: hunde las manos en la masa, se sube a las plataformas, se adorna la cabeza con un pañuelo, llega a calzarse un corpiño arriba del vestido y (se) engolosina con gesto sexy: “Marcello, esto es para vos. ¿Te gusta, Marcello?”. Hace reír al fotógrafo y termina de sacudirse su propio sopor. El desparpajo le sienta bien.

Noticias: Usted nació en el ´65 y la obra comienza en el ´67, ¿casi podría haber sido hija de esos padres hippies?

Gabriela Toscano: No, para nada, mis viejos eran trabajadores, inmigrantes, hacían lo que podían. Se vinieron de Uruguay a la Argentina en el mismo año en que empecé a trabajar en la tele, porque mi papá iba a tener un trabajo.

Noticias: Eso de pasar de una adolescencia idealista, omnipotente y rebelde a una adultez en la que se es parte del sistema, es una cuestión bastante existencial.

Toscano: Sí, quizás a esa generación fue a la que más fuerte le pasó, porque significó un cambio rotundo, fue sacarse la corbata, relajarse, abrir el cuerpo. Pero después, cada una de las generaciones de adolescentes en su época tuvo que pelear algo. Ahora el mundo es muy duro para los jóvenes. Trabajar, estudiar, ser independientes, antes era más fácil, a la larga se podía uno comprar una casa, por ejemplo. A mí me costó mucho comprarme una casa, lo pude hacer recién a los 30 años.

Noticias: ¿Aunque trabajaba en la tele desde los 4?

Toscano: Desde los 4, pero los sueldos no eran lo que son. Además en nuestra profesión trabajás un año y al otro no y te comés todos los ahorros, es como un vértigo. Pero tengo la sensación de que cada joven en su época pelea por algo del mundo. La adolescencia es una edad crítica, donde te marcan. Es el momento en que uno está como queriendo ser grande, ganar una identidad para después salir al mundo.

Noticias: ¿Cómo la marcó la suya?

Toscano: Es muy loco, no sé de dónde apareció ni por qué, ni si me lo dijeron, pero siempre pensé que yo era una chica gorda. No me acuerdo si fue en un casting que me dijeron que no daba bien… en realidad, yo era una chica renacentista (risas). Es muy duro, me crié muy acomplejada en ese aspecto. Hacía dietas, usaba remeras grandes, y a medida que fue pasando el tiempo me empecé a aceptar, pero es como raro, viste.

Noticias: Siempre queda, ¿no?

Toscano: Sí, mi cabeza está como… por eso digo que es difícil la adolescencia, es algo que marca. Una vez una persona me contó que a los 15 años había dicho que se iba a casar con un hombre y después no se casó con él pero seguía insistiendo en esa relación que no funcionaba, entonces creo que hay que tener cuidado con lo que a uno le dicen y lo que uno piensa, porque es un momento, es para toda la vida. La vida es un acto creativo, hay que moverse y ver qué pasa.

Noticias: ¿Cómo se lleva con sus ideales? ¿Ha sido amable con ellos?

Toscano: Qué difícil, qué difícil porque yo, a contramano de todo el mundo, no he tenido tanto ese problema. Sí, por ejemplo, he tenido una crisis en la adolescencia en la que dije ¿yo elegí esto?, yo no elegí nada. Pero después me di cuenta de que me decían que lo hacía bien, entonces empecé a pensar: “Si lo hago bien es porque tengo algo” y entendí que sí, que tenía algo, y ahí empecé a hacerme cargo, porque también uno tiene que hacerse cargo de lo que hace bien ¿no? Hay gente que lo niega y se pierde de algo. Es muy difícil para las personas encontrar el deseo.

Noticias: ¿De quién era el deseo de que fuera actriz, al principio?

Toscano: No sé si era de alguien, mi hermana me llevó con ella a un casting porque no tenía con quién dejarme, porque me cuidaba mientras mis papás trabajaban. Y fuimos con la mamá de unas vecinas, quedé ahí. Mi mamá dijo “bueno, está bien” y mi papá no se enteró hasta un tiempo después, no le querían decir porque se iba a enojar. Después se fue tomando todo con naturalidad. Mi mamá me acompañó hasta los 14 años, después me arreglé sola, iba sola a grabar.

Noticias: ¿Llevaba bien esa autonomía o sentía que era demasiada responsabilidad?

Toscano: Qué sé yo, era un plomo para mí, era tan intuitivo todo lo que tenía que ver con la actuación, que a veces iba a grabar y decía: “¡Uy, cómo voy a hacer esto!”. Manejarse intuitivamente a veces es mucho esfuerzo, porque si tenés que repetir la escena, ¿cómo hacés? Yo no sabía. Hoy todavía me falta, porque la actuación es un acto creativo y lo creativo es siempre nuevo. Es hasta dónde uno puede desarrollar su instrumento.

Fuente ; Revista Noticias 10-4-2013


No hay comentarios.:

CANAL DE VIDEOS EN YOUTUBE